Amy Schumer cubre la portada de la revista ‘Vanity Fair’ (+Foto)

La última estrella de la comida contó algunas intimidades de su vida.

Amy Schummer figura en la portada de Vanity Fair y ya era cuestión de tiempo.

La actriz protagoniza la publicación de mayo y fue retratada por nada menos que Annie Leibovitz. Allí, habla sobre cómo ha cambiado su vida desde Trainwreck, que fue un éxito en taquilla, y desde que Inside Amy Schumer ganó su primer Emmy.

“Tener a alguien tan inteligente y talentoso a la vez es extraño”, dijo Kent Alterman, presidente de programación de Comedy Central, sobre la estrella. “Creo que en parte lo que encendió su popularidad tan rápido es que lo que dijo le llegó a hombres y mujeres por igual. Trascendió el género. Hombres y mujeres se relacionan con eso de forma simultánea”, agregó.

Estos días, según el director de Trainwreck, Judd Apatow, Amy es “temeraria. Es inteligente y hará ajustes bien pensados ahora que una audiencia más amplia la escucha. Nuestro amigo Colin Quinn habló sobre los peligros de hablar en público sobre temas delicados durante la promoción de su libro (The coloring Book: A Comedian Solves Race Relations in America) y dijo: ‘Puedes decir lo que desees si lo dices con intención’. Y creo que Amy es valiente y lo dice desde el corazón. Siempre dirá lo que cree y lo que considera importante, por eso la gente la adora”.

Aquí cuatro cosas que aprendimos sobre Amy en su perfil de Vanity Fair.

1. Kim Caramele vigilaba sus tweets. La hermana de Amy, quien es productora y guionista de Inside Amy Schumer, es su confidente más cercano. Aunque la comediante le relega muchas cosas, Kim aclara que Amy “no es una persona dramática que me llamará con problemas cada noche. No llama buscando apoyo emocional”. De hecho, “es más probable que si twittea algo o publique una foto de ella sentada sobre un excusado, yo le envíe un texto que diga… “querida”, a lo que ella responderá: “¡perdón!”. Solía preguntarme qué podía twittear y yo le respondía. Pero ahora lo que hace es publicarlo y yo luego la regaño después”.

2. Quiere tener un mejor balance entre trabajo y vida personal. “Adoro lo que hago pero ¿mi tiempo es sólo para eso? Yo no soy Joan Rivers que diría: ‘un calendario repleto es la felicidad’. Yo prefiero no hacer nada. Despertar y no saber qué hacer. El otro día me sentí tan abrumada que me fui del trabajo a ver Laberinto en el sofá de mi hermana”, dijo en referencia a la película de Jon Henson donde David Bowie actúa (1986). “Adorábamos verla de pequeñas. Es rara pero me sentí bien ahí echada mientras todavía era de día y yo estaba simplemente viendo una película”

3. Comparte las ventajas de la fama con sus amigas. Su departamento en el Upper West Side está repleto de sus amigas de toda la vida. “Son mis amigas de la secundaria, estas niñas, estos monstruos. Temen que yo las olvide. Así que me compran cosas para que yo las recuerde”, bromea. También les presentó a Jennifer Lawrence y les buscó entradas para el estreno de Los Juegos del Hambre: Mockingjay Parte II el año pasado. “Les dije: tengo que llevar a mis amigas. Me preguntaron si hablaba en serio y les dije que sí. Que si no las llevaba habría problemas”.

4. Su misión por terminar con la violencia no ha terminado. En el verano de 2015 durante la promoción de Trainwreck, Amy notó “un millón” de llamadas perdidas de su publicista. “Me reía antes de responderle la llamada porque pensé que sería un video sexual que se había filtrado o algo así”. Dos mujeres fueron asesinadas y nueve otras personas resultaron heridas como consecuencia de un asesino en Louisiana que entró a una sala de cine. “La idea de que la gente vaya a divertirse… no sé qué me entristece más. Fue como pensar: desearía no haber nunca escrito ese filme. Me sentí impotente y estúpida”, contó la actriz. Amy contactó a los familiares de las víctimas e hizo donaciones en su nombre. También llamó a Chuck Schumer, un senador y primo segundo. “Me llamaron y me dijeron que hablaba mi primo Chuck y le dije que esperaba me estuviera llamando para pedirme ayuda con el tema del porte de armas. Y me dijo que sí y le dije: hagámoslo”.

Vía: E Online Latino

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *